…acerca del comportamiento humano por los devastadores efectos de cualquier microscópico ARN cubierto de proteína y grasa.

Que gran estado actual de la civilización y de su ciencia y de su tecnología, muchos se quejan del mal que le ha hecho y le hace al planeta y a sus criaturas toda la basura que el mundo moderno produce. El capitalismo democrático y el dictatorial, así como el resto de sistemas de gobierno y sus contartos sociales, producen lo mismo: basura que contamina. Pero quienes piden a gritos se pare con la industrialización y con la fabricación de carritos avioncitos, computadoritas, telefonitos inteligentes Etc. Etc. no quieren ni mencionar que si los humanos dejasemos de consumer lo que fabrican dichas factorías, éstas se verian forzadas a cerrar o al menos a producir y contaminar menos. De igual forma acabaríamos con la banca central y la banca que recibe billetes a cero interés con la cual revalorizan sus propias empresas, si tan solo dejaramos de usar dichos bancos… Tenemos «inteligencia artificial» BigData, superOrdenadores, criptomonedas, cadena de bloques oro, plata, cadmio; lo que no temenos, es idea de qué es la vida. Tenemos grandes sistemas robóticos para hacer negocios en línea en el mundo bursátil, los bots que compran y venden y hacen variar las acciones, pero estos bots son un mero espejismo que oculta la miserable vida que lleva la humanidad. !Colapsará la banca, la industria, las empresas los negocios… el mundo «moderno»  ! -escuchamos a diario. Y no hay «inteligencia» artificial que pueda contra el SARS-CoV2… ¡Vamos Watson regodéate en las entrañas de Summit o salta hacia los qbits!

 

Y la gente se quedó en casa.

Y leyó libros y escuchó.

Y descansó y se ejercitó.

E hizo arte y jugó.

Y aprendió nuevas formas de ser.

Y se detuvo.

 

Continue reading

Erasmus Darwin (1731-1802), sobre la Disertación del sexo de las plantas  de Carlos Linneo 1759

 

Cupido Inspired Plants WithLove Philip Reinagle
Cupido Inspired Plants WithLove Philip Reinagle

Ansiosa atracción de hojas brillantes,
seres mágicos que pululan en las campanas
y sorben excitados de boca en boca el néctar divino,
recío del fondo del cáliz.
Extasiadas perciben las vírgenes yemas el zumbido
y trenzan coronas para frentes brillantes,
que así las deslumbran y conducen el tropel con dócil pasión,
todos unidos por aros de flores, hacia el altar.

 

 

Continue reading