…de las historias de un viejo Kichua

Uno de los más grandes placeres como biólogo de campo es el pasar todo un día caminando en la pluviselva; resbalándome en el lodo, caminando bajo la lluvia … y admirando la asombrosa biodiversidad que éstos bosques esconden. De regreso al campamento o a un lugar seco, nada mejor que un buen baño, un libro y una buena comida, escuchando los sonidos de la selva. Había pasado todo el día caminando con un grupo de jóvenes Kichuas en el Parque Nacional Sumaco, observando la asombrosa fauna de invertebrados en un esfuerzo por construir un sistema de monitoreo comunal de biodiversidad basado en invertebrados.

Tomar muestras de suelo es una tarea muy difícil, cuando intentas observar su biodiversidad. Eramos unas 10 personas llevando la muestra de suelo y caminando bajo la lluvia, cuando el sol ya desaparecía en el horizonte. Mojados y sucios, llegamos a la casa de Doña Delia y Don Lino, un par de ancianos Kichuas que nos servían los alimentos cocinados con el ingrediente más delicioso: el cariño. Don Lino, es una persona cuya vida entera se ha desarrollado en el entorno de las plantas y animales del Gran Sumaco. Sus vivencias constituyen un tesoro muy valioso de la cultura Kichua.

Continue reading