Sobre las casas y muros de barro.

Difícil tarea la de encontrar temas de esta índole, más aún cuando han terminado, o fueron desde un principio concebidas para  sí mismo, es decir para el propio autor,  y no para ser publicadas por sabrá quien qué razones, aunque presumo sería porque la vanidad de la época demandaba como hasta hoy, construcciones de concreto, hierro y cemento, o como el autor lo dice “…por demanda de estatus social”

Ruinas de la Dinastia HAN (202 BC – AD 220) China.

De la naturaleza, las mentes observadoras han tomado las bases para los “inventos” o re-inventos de la civilización, es así que, la tecnología actual y probablemente también la futura, no parta de la nada, puesto que el hombre crea a partir de modelos que en algún momento estudió. Un ejemplo preclaro de esto son las “creaciones” de Leonardo De Vinci, la teoría actual del vuelo Etc. Entonces, la tecnología empleada para la construcción de estructuras gravitantes, paredes de gravedad, tienen su origen en las construcciones hechas en las ramas de los árboles por los pájaros cuyo nombre vulgar es “chilalo” “hornerito” y de nombre científico Furnarius cinnamomeus (el color canelo que usa su propio horno), evidentemente existen otro tipo de animales que hacen estructuras con algunas variantes elástico-térmicas. De estas observaciones los primitivos habitantes iniciaron sus construcciones por ejemplo: bareque. Actualmente también existen este tipo de construcciones simples y básicamente son empastados de barro con paja en una estructura de carrizo. Todas estas estructuras son muy elásticas y con altos índices de tolerancia a movimientos bruscos tangenciales, centrales de absorción y expulsión, lo que deviene en que se clasifiquen como sismo-resistentes. Hay que recalcar que sin los adecuados materiales y detalles de construcción, cualquier tecnología fácilmente colapsará ante un leve movimiento del suelo. 

Continue reading