Catalina
Una puerta abierta a las curiosidades de la tierra en que nací

El oriente es completamente ajeno a un mundo globalizado. Su gente, sus animales y sus paisajes están insertos en un tiempo más lento y pleno de envidiable Identidad.
El oriente se impone ante quienes lo habitan y lo visitan. Rescata en ellos emociones de osadía y firmeza, al tiempo que los limita en un marco de sabiduría y respeto al medio y a la pluriculturalidad que prima y que rige como mayoría elemental.
Para entrar en esta casa de misterios y regalos es indispensable el consentimiento de cada uno de sus habitantes; hormigas, plantas, agua, piedras, nubes, y todo ser vivo allí omnipresente.
En la vida, así como en esta casa tupida y profunda, donde los tiempos existen de acuerdo a una definición suprema, es necesario limar la expectativa de aventura y entrar con cautela, siempre alerta a los pálpitos que si bien persiguen un renacer energético, nos ayudan a partir con prudencia y evitar caídas.
En el oriente los sentidos son el medio exclusivo de diálogo con los seres vivos de alrededor, y los presentimientos la única instrucción.

Continue reading