Patio de la casa mía,
ancestral patio quiteño,
hecho con entarcios de piedra y de geranios:
de piedra serena, pilares y pilones
tallados con manos de labrar innato;
de geranios sembrados con amor de suaves manos
y emperlados de rocío mañanero.
Patio con leyendas de amores y de olvidos,
Impregnado de dulces serenatas y juegos infantiles.
Dorado por los soles de verano
y plateado de lunas y de estrellas,
que se cruzan apacibles por tu cielo,
elevando tu historia al infinito.

Continue reading