…ya no existen los estudiantes críticos, tan solo quedan borregos.

“Muchas ramas y ninguna raíz”

Y el negocio rampante en estas tierras del ombligo del mundo, es la venta de libros “académicos” . Los hay para todo nivel, sepan o no leer, gusten o no de la lectura; las “universidades”, “colegios”, “escuelas” sean estas últimas del milenio o no, sean las de educación superior del tinte político del momento o de marca… sencillamente de marca del dinero. No importa si quien produce esos libracos es a fin o no al gobierno, al final de cuentas lo que importa es el negocio, ya luego se dan el tiempo para injuriar profanado los más sonoros e irrepetibles dicterios a los gobernantes de turno que les compran esas “creaciones iluminadas”… de comisiones viven aquellos bípedos.  Todos obligados a leer, sin importar que sean bagatelas creadas por mercaderes y para el mercado de borregos en pos de un titulejo del quinto mundo. Bueno, haciendo honor a la verdad, esto también sucede en el “primer mundo” sí, en aquel primer fundillo del cual ya notables personajes han dicho todo, claro, no les creen por haber ganado un Premio Nobel… y es que como se lo dan actualmente a cualquier fantoche, según manda la geo-política, al menos esto se ve  en cuanto a temas de “paz”. Y el negocio de “librillos académicos”  genera mucho dinero, el cual es inversamente proporcional a la calidad del contenido, desde cuentuchos para los críos bisoños, hasta vanales y atrevidas críticas a viejos y consumados filósofos, escritos por algún iluminado pseudo-filósofo, evidentemente premiado por su institución y laureado por la masa de lambones pseudo-lectores de esas pseudo revistas de actualidad; y claro, fueron escritas esas necedades para  los “universitarios franciscanos” quienes sudorosos llegan a las librerías a comprar a cualquier precio el “best seller de su profesosillo” luego leerán ávidamente pero sin entender, sin comparar, sin ir a investigar en la fuente, sin leer al denostado filósofo Nietzsche tildado por un oligofrénico como “parásito de Emerson” ; solo desean “aprender” memorizar estulticias con su  punto y coma,  con tal de obtener el favor de su “maestrillo” quien le dará el aventón para lograr ser un “profesional del rebaño”. Obviamente ese afán estudiantil, se ha visto aupado por el acontecer actual en donde la burrocracia acartonada, sin capacidad cognoscitiva, medra en los puestos altos y bajos.

¿Qué filósofo o literato no ha sido influenciado por sus antepasados, o por sus contemporáneos? ¿Qué ser humano…? Las coincidencias, o el desarrollo de ideas a partir de bases de otros bípedos es algo común, y no por ello incorrecto, así se ha desarrollado la humanidad, y ello no implica que Federico haya sido un epígono de Emerson; pero solo un inerme mental podría referirse con ello al parasitismo. Queda entonces la pregunta de cómo este atrevido franciscano llamaría a H. D Thoreau, quien declaró su línea con Emerson, quien a su vez de Thoreau dijo: “En cualquier lugar de Inglaterra se descubren restos romanos, sus urnas funerarias, sus campamentos, sus carreteras, sus moradas, pero afortunadamente Nueva Inglaterra no está basada en ninguna de esas ruinas. No tenemos que reposar los cimientos de nuestras casas sobre las cenizas de una civilización anterior.”

Continue reading

Soy un iceberg del glaciar Kangerdluarssup Sermia… Sí, hace ya mucho tiempo; entonces formaba parte del gran hielo, que lo cubre todo…
En una ocasión, hace ya muchos inviernos, los hombres construyeron sobre mí una cabaña, y desde allí se pusieron en marcha con trineos arrastrados por perros, y con otros artefactos extraños provistos de una hélice y que podían deslizarse a mucha más velocidad, hacia el interior del gran hielo del que yo formaba parte. No sé qué fue de ellos; yo seguí mi camino, adentrándome cada vez más en las profundidades de un valle, que daba al mar. Un buen día, el hielo que me rodeaba empezó a flotar…

Continue reading

Julio Palacio/Dr. En Matemática.
Desde el panóptico “Lorenzo Ponce

Saludo a los Bípedos Depredadores de la Editorial y a su purga cibernética. Esperaba mayor pulcritud, hoy que he despertado por culpa de las negras letras que he leído. He pedido al señor informático haga el cambio para que cualquier cosa que asome en este ordenador, que sé es una caja insufrible de negro silicio y que por ello la mandé vendar de blancas telas al estilo Momia PC, sean de color rojo sobre níveo fondo blanco. He librado batalla con los sicocos-quiatras, me mantenían en camisa de fuerza, obligado a mirar a una blanca pared, gracias a ello pude viajar a lugares lejanos en donde la oscuridad no es, nunca fue, y nunca será.  Libré a mis blancas orejas el tener que vibrar ante la sarta de necedades pronunciadas por los sicocos-quiatras, que se atreven usar blanca indumentaria, Yo, y solo Yo, escuchaba los tristes lamentos del color abrazando semejante masa pestilente. Solo yo veía a la blanca luz tratando de esquivar a aquellos fenómenos de escritorio, quienes jamás han tenido la fortaleza y la capacidad de viajar en el tiempo, de percibir otros mundos… todos níveos.

La editorial me ha dicho que les alegra que vuelva a contarles sobre el Ratowatho-Red, también llamado El Único e Inefable Güite, no me importa si les gusta o no, lo hago porque Yo quiero hacerlo. Sobre el origen de mis palabras y de El Güite, acepto que exista una aclaración, porque así lo exige la falta de capacidad de todos, la mía por culpa de esa constante lucha entre el negro silicio de mi ordenador, que aunque encerrado en vendas blancas, lo presiento vivo,  y deseoso de mostrar su negro color sin el menor recato, sin pudor. La solución es la traducción que de mis sentencias de lógica matemática, hacen dos insignes ciudadanos, el señor A Vlas y el señor A Reiva; ambos con coeficiente intelectual muy superior a los sicocos-quiatras. A Vlas y a Reiva, le spareció un insulto de mi parte decirles que son superiores a los  sicocos-quiatras, porque cualquiera es más inteligente que aquellos merodeadores de los exteriores de mentes ajenas. Vlas y Reiva están condenados por sus estudios a proveer las dosis de Prozac, tegretol más Valium… a quienes según los  sicocos-quiatras lo necesitan.

Continue reading

Bípedos Depredadores, el nombre de este blog que nació en 2006, como protesta ante los actos depredadores de la especie dominante; como un portal donde expresar el rechazo ante la despreciable huella que estamos viviendo, hoy en el antropoceno.

Aprovechando la facilidad que presta en la actualidad la tecnología de la información y comunicación, mediante la Internet y sus plataformas virtuales, Bípedos Depredadores bajo el código limpio de nucleuscms.org y su piel (skin) mountainland, abrió las puertas para la publicación de escritos inéditos, de autores preferentemente inéditos, en defensa de Gea, sus entrañas, sus pobladores y sus criaturas .

Continue reading

Floreana, parroquia Santa María (150 habitantes), Puerto Velasco Ibarra, cuenta con alojamientos comunitarios alternativos que no se los encuentra catalogados en páginas tipoTripadvisor. A saber, en Floreana, existen las siguientes casas de huéspedes: Cactus, Santa María, Hildita, Lecocarpus, Pajas, Emperatriz. Estos establecimientos brindan un buen servicio básico de hospedaje, lo manifiesto sin ambages considerando la lejanía de la isla tanto del Ecuador continental (a 1000 km.) y de la isla capital cantonal y sede del gobierno provincial que se halla a 96 km., San Cristóbal. La tarifa comunitaria de hospedaje por persona varía de $20 a $30 la noche dependiendo del tiempo de estancia en el lugar. Se trata de casas de huéspedes dirigidas por residentes permanentes de Floreana -algunos descendientes de los primeros colonos ecuatorianos de la isla-, que ofrecen habitaciones independientes sin pretensiones pero cómodas, amplias, baño completo, ventilador e internet particular. A gusto me estacioné en Casa de Huéspedes Hildita (cuatro habitaciones dobles de aproximadamente 25 m² c/u), de don Santiago Eugenio Paredes.

Continue reading

Patio de la casa mía,
ancestral patio quiteño,
hecho con entarcios de piedra y de geranios:
de piedra serena, pilares y pilones
tallados con manos de labrar innato;
de geranios sembrados con amor de suaves manos
y emperlados de rocío mañanero.
Patio con leyendas de amores y de olvidos,
Impregnado de dulces serenatas y juegos infantiles.
Dorado por los soles de verano
y plateado de lunas y de estrellas,
que se cruzan apacibles por tu cielo,
elevando tu historia al infinito.

Continue reading

Lenguas viperinas me dijeron que Lovochancho ha dejado botando todo y se ha ido de larga vacaciones a las Islas Encantadas. No puedo más que echarme una carcajada cuando el propio acusado de vacacionista compulsivo no se cansa de repetir que su residencia en el planeta Tierra es perenne jornada de reflexión al grito de muera la esclavitud moderna. Lo que sí sé es que el señor Lovochancho está de paseo por las islas Galápagos, pues, como es su saludable costumbre, a donde fuere nos envía fotografías de lo que le viene en gana. A continuación colgamos las imágenes de “Lobos de mar durmientes”.

No soy lobo de mar, soy lobo de páramo, pero no quita que sienta un gran respeto por mis colegas acuáticos dormilones. Aquí tenemos a un venerable individuo en profundo reposo terrestre-urbano tras su última aventura oceánica”, Lch.

Lobo de mar durmiente

Continue reading

Un descanso de los hielos, una caminata desde Lloa(3063 msnm) hacia Mindo(1288 msnm), 5 horas/ 28 kilómetros de tupida vegetación (bosque nublado) en las bajeras hacia la costa, por el río Cristal, Cinto, Nambillo, Mindo y mirando hacia los desconocidos farallones del volcán Guagua Pichincha. Buena compañía de los actuales socios del CAP (Club de Andinismo Politécnico). El punto de partida es la parte final de la via de cuarto orden LLoa- La Palmira, la salida es la carretera interna que baja al pueblo de Mindo, un recorrido largo de por lo menos 30 kilómetros. Bastante entretenida fue la bajada nocturna hacia una terraza en la que pasamos una noche mirando las estrellas, ya muy muy cerca de Mindo.

EPN Escuala Politécnica Nacional .Trekking lloa mindo

Continue reading

Las ruinas del Morurco, podría ser el título de una novela de ciencia ficción existencialista que está circulando en universo paralelo. En este, nuestro mundo, el Morurco es una pequeña montaña estratovolcánica que está unida al colosal Cíclope, Doctor Araña o Cotopaxi. Hay una fotografía fenomenal, con la atmosfera despejada, que nos dejó el ya mítico señor Kantoborgy desde la cumbre de la Tioniza. (Acorde con las leyendas que se transmiten en las ondas largas de la radio-libre de Olegario Castro, el montañero Kantoborgy desapareció en acción ascensionista nocturnal en la espantable muralla sur de La Diosa Madre de la Abundancia. Se especula que transmigró a leopardo de las nieves, o mejor aún, se convirtió en dragón fractal; también se sospecha que vaga por recónditos riscos del Himalaya, tal como fue en su apariencia humana, con el beneplácito y amparo de los dioses himaláyicos). En esa memorable imagen panorámica aérea, se observa a la roca cimera del Morurco siendo sujetada por el gigante nevado. El Morurco, se asemeja a un castillo en ruinas o a una muela ceniza que se le desprendió al Cíclope, en cualquier instante de violencia magmática y piroplástica del millonario volcán pudo haber sido escupida a la intemperie. Las imágenes y notas que siguen son de los paseos diletantes del señor Lovochancho.

Continue reading

El único verdadero viaje de descubrimiento consiste no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos”, M. Proust

Su cabaña había sido levantada por los innumerables obreros moleculares del Arquitecto. La encontró tras atravesar un pequeño pero tupido bosquecillo de árboles endémicos de la zona, ahí mezclándose la sombra del chereco con la del arabisco, la del ceibo con la del cholán morado, ahora sabe sus nombres vulgares junto a otros individuos vegetales que entraron en la fiesta aromática de bienvenida regalando los efluvios de flores de variado color, ya formando ramilletes blancos, ya siendo cálices rosados o campanillas azules. La luz filtrándose entre el ramaje, daba a las hojas secas del suelo una profundidad claroscura que hacía un cuadro salvaje e inconmensurable ante él, parecía sacado de una de las espirales para andar largo de Valle del Silencio, era como si Mente VS lo hubiese colocado en el punto de partida del sendero que al final lo agasajaría con el hallazgo de un refugio hecho a medida para satisfacer sus deseos de reposo, y de aprovechar la belleza silvestre caleidoscópica de turno, mientras se nutría con los manjares dispuestos por ubicuo Gastrónomo. Pero, no, se trataba del arbolado acceso posterior al hogar de Rancho Pm.

Continue reading

Café Vía Tarot

No sé cuántos meses, años o décadas han transcurrido desde que asistí a la inauguración de Café Vía Tarot. Fue un evento inolvidable porque no hubo otros invitados ni acto ceremonial por parte del anfitrión, todo se dio directo a las cosas de contemplar. Desde entonces aguardo a que el rato menos pensado surja la siguiente convocatoria al refugio de Xavier Pacheco, donde cada vez asoma un renacido Café Vía Tarot. Aquí dejo a los amigos del blog Bípedos Depredadores algunas imágenes raptadas de ese tiempo-espacio singular de las pinturas del maestro Pedro Niaupari navegando en los barcos armados por Xavier Pacheco.

Continue reading

La pasada noche, mientras degustaba junto al Aqueronte unas copas de reposado Agustino, 30 años de añejo, sentados plácidamente en los sillones quejumbrosos de un bar a la intemperie, ubicado en uno de los tantos sectores concurridos y llenos de polución, de este pedacito de planeta llamado la capital ecuatoriana; y al son de la música del malo del Bronx, que ayuda a hervir la sangre con el recuerdo de las Dulcineas ausentes, vimos a un extraño bípedo salir de un lujoso restaurante.

Pensamos que el aguardiente nos jugaba una mala pasada, que las alucinaciones del licor bendito se proyectaban como hologramas tridimensionales y que parte del escenario era aquella forma de humano, saliendo candoroso a la calle, luego de haber devorado con fruición los deleites de la cocina. Con él una mujer en extremo tuneada para el momento. Nadie estaba sonrojado, mucha gente pasaba cerca de la pareja sin alarmarse por el hecho de que el susodicho bípedo estaba desnudo.

-Qué veneno habrá puesto Chancholovo en el reposado Agustino- entre dientes musitó Aqueronte, mientras analizaba el color del aguardiente en busca de alguna extraña sustancia, pues sospechaba que Chancholovo contaminó el reposado Agustino con alguna pócima de la cual solo él tenía el antídoto, de esta manera evitaría que otros robasen su preciado tesoro. ¡Contrabando! –Acusó el mesero- Aqueronte le dio unas palmaditas, -era buen cliente del lugar- y nos dejó seguir degustando del elixir, con tal que sigamos consumiendo algunas picaditas… boquerón en aceite de oliva.

El falso Adán cruzó la calle, abandonó enfrente a la fémina, nadie se inmutaba por la desnudez del bípedo, todos al parecer le rendían pleitesía, entró confianzudo a una tienda de abrigos, tomó lo que quiso, las dependientas no osaron pedir que pague por las prendas. Luego se paró en media calle, alzó la mano y detuvo el auto que le gustó, un Alfa Romeo, el aniñado conductor se bajo junto a su pareja, compañera fiel de los recorridos por las callejuelas llenas de coches, agenciosa la parejita dejó que tome su lugar el Señor Adán, quien partió haciendo rechinar las gomas.

¡Mesero! ¿Has visto lo que ha hecho ese humano viringo en plena calle? –Increpa Aqueronte- y por respuesta solo un movimiento de hombros. Me inclino hacia la sulfatada rubia de la mesa vecina y le pregunto sobre la escenita del tipo que se fue en el Alfa Romeo, me dice entre dientes mientras simula una sonrisa de conquistadora nocturna, que le encantaría pasear en un autazo como ese. Aqueronte la pilla diciéndole que si con chofer vestido o desnudo, ella no comprende, dice no haber visto a ningún hombre desnudo…pero podrías verlo y montado sobre Rocinante acota Aqueronte, al tiempo que me pide las llaves de mi corcel Ruso de cuatro cauchosas patas. Un seco ¡JAMÁS¡ alcanzo a pronunciar. Mientras rio a carcajadas, exploro en mi imaginación la reacción que la anodina fémina tendría al verse montada en un 4×4 ruso, nada elegante como el autazo de sus sueños plásticos de citadina alienada.

Continue reading

Parque Universitario, Jardín Botánico y Recreacional "Francisco Vivar Castro".

Ubicado a cinco km de la ciudad de Loja, en la vía a Vilcabamba, está el Jardín Botánico Reinaldo Espinosa, uno de los más antiguos del Ecuador. Fue fundado en 1949 por el botánico Reinaldo Espinosa con el fin de impulsar la investigación y conservación ambiental. Cuenta con siete hectáreas, con la más variada muestra de especies vegetales entre nativas, exóticas y endémicas. Aquí realizó por más de 45 años su trabajo el maestro universitario e investigador Francisco Vivar Castro.

Vivar Castro nace un 17 de agosto de 1925 en la ciudad de Loja, hijo de Víctor Vivar Espinosa y Mariana Castro. Su formación inicial la realizó en la Escuela de los Hermanos Cristianos La Salle y en los colegios La Dolorosa y Bernardo Valdivieso. Sus estudios superiores los realizó en la Universidad Nacional de Loja, en la Facultad de Ciencias, actualmente denominada Facultad de Ciencias Agrícolas. Fue parte del grupo de estudiantes fundadores de dicha facultad, graduándose como ingeniero agrónomo en 1954.

Continue reading

Varias veces al día reflexiono sobre cuánto en la labor del prójimo -de los que viven y de los que han ido- hay de base para la construcción de mi vida interior y exterior, y cuán seriamente tendré que ejercitar mis facultades para devolver lo que de ellos he recibido. La tranquilidad de mi conciencia se ve a menudo alterada por la depresiva sensación de haber tomado prestado en demasía del trabajo de los demás“. Albert Einstein

La vida corporal de Albert Einstein ha declinado para siempre. A la una y cuarto de la mañana del 18 de abril, el genio colosal y hombre lleno de humildad, “dio tranquilamente dos profundos suspiros” y exhaló el último aliento. Mientras la desaparición física del sabio estremece la sensibilidad de la especie humana, el pensamiento sigue su curso indefectible penetrando en la reconditez del misterio que él amó y veneró por ser su conocimiento el incentivo eterno de la ambición espiritual de los hombres. Dijo al hacer una síntesis brevísima y admirable de su filosofía: “Lo más bello de que tenemos conocimiento es el misterio. Es la fuente de todo arte y de toda ciencia. Aquel que se sienta cerrado a esta emoción, que no pueda extasiarse ya de admiración o transportarse de terror vale tanto como un muerto”.

Continue reading

Julio Palacio/Dr. En Matemática.
Desde el panóptico “Lorenzo Ponce”

A mis amigos autores-editores de Bípedos Depredadores, envío tardíamente, el primer mini-capítulo de Génesis del Ratowhato, era mi deseo hacerlo por las fiestas Octubrinas de la bella Guayaquil, ciudad de hermosas mujeres, y generadora de riquezas para el hoy diminuto país; pero el técnico que contraté para pintar de fondo blanco y con letras rojas, el teclado de mi ordenador se retrasó en su trabajo. Luego, el informático demoró en enseñarme o quizá yo en aprender a escribir en fondo blanco y con letras rojas. Detesto la oscuridad.

Génesis
En el principio del tiempo y de todas las cosas, todo era oscuridad y aquello producía un profundo asco en Ratowatho. Así que llenó el espacio con muchos soles, que lamentablemente emitían una despreciable y amarillenta luz. Huyendo de ello, optó entonces por ir a la luna rocosa, no le gustaba su arena grisácea, pero prefería a la negra roca calcinada, de allí bajó a las playas del planeta tierra, aquellas de blanca arena, pero el amarillo sol lo perseguía por doquier y cuando no estaba radiando, entonces la oscuridad lo invadía todo. Como defensa le creció cabello y bellos negros y pelos hasta en sus párpados. Sus pies se llenaron de callos de un repulsivo color amarillo, de algo sirven se dijo, pues antes el contacto con el negro suelo hacía aflorar sus blancos huesos.

Y eso fue el principio de todos los males para el inefable Ratowhato, también conocido como El Güite, sabemos por las antiguas leyendas que su nombre más común podría empezar con la letra B, pero no lo podemos pronunciar pues somos parte de la oscuridad y hacerlo podría exterminarnos. Todo es oscuridad menos El Güite.

No puedo continuar, lo haré después; la sola idea de que ya mismo debo ir de paseo al museo, premiado por mi buen comportamiento, y dentro de esas cajas de llantas negras y de carcasa amarillenta, en cuya parte superior con enormes letras de color negro dice TAXI, me ha quitado la inspiración.

Continue reading

…de las historias de un viejo Kichua

Uno de los más grandes placeres como biólogo de campo es el pasar todo un día caminando en la pluviselva; resbalándome en el lodo, caminando bajo la lluvia … y admirando la asombrosa biodiversidad que éstos bosques esconden. De regreso al campamento o a un lugar seco, nada mejor que un buen baño, un libro y una buena comida, escuchando los sonidos de la selva. Había pasado todo el día caminando con un grupo de jóvenes Kichuas en el Parque Nacional Sumaco, observando la asombrosa fauna de invertebrados en un esfuerzo por construir un sistema de monitoreo comunal de biodiversidad basado en invertebrados.

Tomar muestras de suelo es una tarea muy difícil, cuando intentas observar su biodiversidad. Eramos unas 10 personas llevando la muestra de suelo y caminando bajo la lluvia, cuando el sol ya desaparecía en el horizonte. Mojados y sucios, llegamos a la casa de Doña Delia y Don Lino, un par de ancianos Kichuas que nos servían los alimentos cocinados con el ingrediente más delicioso: el cariño. Don Lino, es una persona cuya vida entera se ha desarrollado en el entorno de las plantas y animales del Gran Sumaco. Sus vivencias constituyen un tesoro muy valioso de la cultura Kichua.

Continue reading

Hay libros con un barniz infantil que son para bucear en ellos bastante después de haber superado la niñez, como El Principito, de Antoine de Saint Exupery. El autor del Principito, desde la dedicatoria, deja en claro que el libro va dedicado al niño que aún reside en el corazón de un adulto de cualquier edad, o sea, va dirigido a un joven de por vida, el que no ha perdido su capacidad de asombro, de admirar y alimentarse de lo sencillo que es en sí lo complejo. El Principito, en su asteroide B 612, amaba a la flor vanidosa que cuidaba junto a una oveja y a tres diminutos volcanes, dos en actividad y uno apagado al que también deshollinaba, por si acaso despierte de repente y no lo vaya a sorprender con una erupción plínica.

El Principito abandonó temporalmente a sus compañeros planetarios por el prurito de ver qué había fuera, tal vez lo suyo era caduco y no valía la pena tanta devoción por los ralos habitantes del asteroide B 612. Así viajó en el espacio visitando otras esferas donde la gente se hallaba enajenada por sus deseos mundanos. Sus aventuras no fueron en vano, moverse hacía fuera no vino a ser un circuito superficial, estar lejos de su hábitat lo hizo verse a fondo a sí mismo, y entender que sus rituales en casa constituían su verdadero tesoro.

Continue reading

En este trocito de planeta Tierra se ha iniciado el trueque de “cosas finas”. Prácticamente se han desvanecido las antipatías contra el cannabis como herencia de la hipocresía mundial. Más allá de que está aún fresco el recuerdo de la feroz campaña que se dio por el SÍ o por el NO en el motejado referéndum del cáñamo, para que cada municipio cantonal de la república decida legalizar el cultivo de la hierba para usos gastronómicos y terapéuticos. Fue un acontecimiento que sacudió a propios y extraños, se convocó al pueblo soberano para que acuda a las urnas a definir la suerte de una sola pregunta, muy elemental, pero cargando toda la intencionalidad y misterio que el ciudadano común, y el extraordinario quiso darle. “¿Aprueba usted que el cáñamo sea cultivado sin ánimo de lucro, bajo la modalidad del trueque, con fines gastronómicos y terapéuticos?”. Nuestra pequeña república es famosa por las convocatorias a que el pueblo decida en asuntos tan complicados de macroeconomía como en cuestiones que afectan la salud de Gaia o el fuero interno de cada quien. En el papel somos campeones de los derechos de la madre Tierra a no desangrarse por las ambiciones desarrollistas del bípedo depredador. Y, en situ, en concreto, mediante los resultados del referéndum del cáñamo, se han derrumbado prejuicios que naciones poderosas, de escuela liberal, no lo han hecho hasta la fecha.

Continue reading

Resurgimiento de amapolas

El tiempo disolvió su porcelana fragmentada
entre el amanecer y tú.

Y como el fuego
la razón dejó cenizas
que transmontan mariposas acróbatas
de cumbres infinitas
en el beso y su encina

Aquella vez,
el viento trajo tu nombre
y tu ofrenda condujo mi paso
en cuanto que la libertad
se volvió en contra
con irrevocable alerta para la calma.
-En desconfianza y extravío
se volvió tu palabra.-

De tal manera me viene la ternura
con su estructura de forma
con su complicidad
y complacencia.
-Para incluir en un racimo de violetas
junto a los recuerdos – la –vida-

Lejana certeza
que no es otra cosa
-una especie de atadura-
La voz más apagada que nunca
es un silencio que ensordece
es una enorme pausa reflexiva.

Los sentidos estáticos fortalecen
como balanzas equilibristas
como acciones casi inexistentes
como destino inexplicables
como memoria en silbido.

Con la madrugada
con el cielo
con el vació cuajado de astros
solo la noche- nos queda-
-solo un constante ángel en espera.-

Continue reading