El bípedo depredador se traga el futuro,
nada se libra de sus fauces desde que saquea el paraíso;
la despensa natural se agota a ritmo de manicomio,
su enajenado sino lo conduce a neutralizarse a sí mismo,
la inteligencia aún no se ha tomado el Antropoceno.
Devorad, devorad, devorad en paz…

Humanos para entretener a muerte hay siete mil millones,
la estupidización constituye a la sobrepoblación letal,
la que da sustento a trillones de animales de engorde
que hacen el banquete de la deforestación,
que amasan las delicias para el efecto invernadero.
Devorad, devorad, devorad en paz…Ríos de agua dulce sacian la sed de la biomasa de sacrificio,
carne roja es sinónimo de monocultivo,
es igual a malgastar los suelos de arado,
es la agricultura para la destrucción planetaria:
bocas rumiantes que eructan devastación,
ductos que execran sinfín de gas metano.
Devorad, devorad, devorad en paz…

Carne que endiosa el gastrónomo,
carne que infla al epulón,
carne que desperdicia el melindroso,
carne que ansía el hambriento,
carne que inculcan los medios,
carne que prometen los políticos,
carne que subsidia el estado despilfarrador,
carne que enriquece al círculo de la carne,
carne que enceguece al ecologista,
carne que exalta al endemoniado,
carne que bendice el santo oficio.

Devorad, devorad, devorad en paz…

Comments are closed.