Visitamos la Casa de Carrión (Quito) con el ánimo de oír, ver y palpar del arduo arte en roca que presentó Luis Viracocha. Las piedras nos susurran melodías de vertientes andinas, y cantan cual cascadas de ríos salvajes descendiendo de las montañas a los valles. He aquí imágenes que atrapamos de esa música pétrea.

Sendero del sabio

Luis Viracocha
HERRAMIENTAS
Conjugación de cuerpos
Pleno vuelo
Mutaciones
Cuando el sol se oculte

Fotos de Juan Arias Bermeo

Comments are closed.