Hay un rey, un príncipe iracundo, que no es la imagen real soñada por el poeta, un tirano, a quien conoce el esclavo humano y ese rey salvaje es el Smartphone.

Posee un ojo, un ojo de silicio, y apesar de tener solamente uno, ese ojo crea una fuerza mágica que abate a millones.

Al igual que el furibundo Moloc, su antepasado, que otrora moraba en el Valle de Himmon, sus entrañas son de fuego y los niños su alimento.

Continue reading