La muerte sobre ruedas que todos desean, y nadie sanciona.

De espanto un título así, “Velocidad y Muerte” pero solo es uno de mis inventos recientes, que he realizado  aprovechando ese enorme volumen de datos que existe por doquier, y que se siguen acumulando a veces hasta sin razón aparente. Y es aquella enorme red que sigue creciendo como una tela-araña que envuelve a todo y a todos, aquel tejido extraño que cosen los bbots (bits & bots robots de ceros y unos) entre tanto censor o transductor, los hay desde los refrigeradores, hornos, cámaras de seguridad de casa y de oficina y de… lo público, le han puesto un como siempre llamativo inefable y pegajoso nombre aprendido hasta por los políticos, IoT (Internet de las cosas). Como ya conocen ustedes  hasta el comportamiento de los semáforos, o aquellos que aguantan el pestilente aire de las urbes humanas y que informan a unos pocos que nada hacen de cómo van los niveles de tóxicos, pasando por datos de lluvia acumulada, humedad, niveles de basura en los tachos de basura que nadie libera, etc. etc.  Esa enorme cantidad de datos (big data) que algunas empresas están acumulando en la nube (cloud computing & storage) y que ya están poniéndole precio, a pesar que ellos no pusieron los sensores ni costearon las instalaciones de las redes, digo que le están poniendo precio puesto que aprovechando la “inteligencia artificial” redes cuasi-neuronales con algoritmos realmente nada relacionales sino más bien de búsqueda de patrones, sobre bases de datos NoSQL, como Cassandra MongoDb, Reddis, CouchDb etc. Evidentemente convierten esa data en información, tarea que por suerte la mente humana no puede hacer, eso sí que es para las máquinas, y cuando las haya cuánticas mucho mejor, pues por ahora la de IBM de 5 qbits es la novatada, claro que cada 1qbit es al mismo tiempo cero, uno y ambos, pero ese tema lo tocaré luego. O sino vayan leyendo “La rebelión del silicio” pues se viene las de 100 o más qbits que harán tronar a las super granjas de computadoras actuales, además de dejarnos sin seguridad pues clualquier clave compleja será rota, lean sobre las andanzas de «rotoquark» en la «Rebelión del silicio«

Continue reading